psiquiatra online

siquiatra en linea

psiquiatras por internet

consulta psiquiatria

consulta siquiatria online
psiquiatras
ask to Psychiatrist
®
Seleccione el psiquiatra que necesita
InicioQuienes SomosTemas PsiquiatriaPreguntas PsiquiatriaPreguntar Online
Realice cualquier pregunta y obtenga una respuesta, psiquiatra online las 24 horas del dia
Encuentranos en
logo facebook
logo twitter
logo linkedin
logo blogspot
psiquiatra online
>
Recuperación psicosocial y reintegración de los pacientes quemados 
Fase de cuidados intensivos
Pueden ser reacios a tocar a la persona quemada por temor a causarle dolor y suelen sentirse aliviados cuando se les estimula para que lo hagan.
Pueden sentirse incómodos hablando en voz alta ante un paciente que no responde; el personal puede sugerir que sus voces tienen una gran
importancia para el paciente incluso aunque no les responda. El personal debe encontrar la forma que permita que los familiares cuiden de sus
parientes y han de darles instrucciones para que comiencen a sentirse cómodos cubriendo las necesidades del paciente. Las personas que trabajan en
las unidades de cuidados intensivos están muy ocupadas y es posible que en algunos momentos quieran hacer salir a la familia para poder efectuar sus
tareas con mayor eficacia. Sin embargo, las primeras instrucciones a la familia tienen una importancia crítica para el futuro del paciente que necesita
expresiones de cuidado por parte de los que ama. Es muy importante dedicar tiempo a «tratar» a la familia como parte del tratamiento del paciente.
Además, este «tratamiento» facilita que la familia recupere la sensación de competencia y control, desensibilizando a sus componentes de las visiones y
olores de la persona quemada, y estimulándoles a unirse al equipo de tratamiento en la tarea de curar y rehabilitar al paciente. El equipo que se ocupa
de los quemados tiene también que reforzar las defensas de la familia. A menudo, parece que los familiares niegan o se aferran a engaños sobre la
naturaleza crítica del estado del paciente o de la magnitud de sus lesiones. Es importante proporcionar a los familiares una información honesta,
permitiéndoles al mismo tiempo que se protejan de una desesperación abrumadora61. La familia debe encontrar razones para la esperanza, a lo que el
personal puede ayudar apuntando a evoluciones realistas y optimistas. Por ejemplo, en nuestras consultas mostramos muchas fotografías de
supervivientes a quemaduras que participan en diversas actividades, por ejemplo nadando o en fiestas o fotos de bodas de supervivientes y de estos
con sus propios hijos. Las fotografías trasladan un mensaje de esperanza incluso aunque no se diga nada explícitamente sobre ellas. A menudo se
observa cómo los familiares de los pacientes agudos miran las fotos, y en ese momento es fácil hablar de otros supervivientes con lesiones comparables
a las de sus parientes. El mensaje que se hace llegar es que hay esperanza de que la evolución sea buena y que una recuperación satisfactoria exige un
trabajo arduo, doloroso y prolongado. El trabajo psicoterapéutico con la familia debe también identificar y planear el tratamiento de los aspectos
relacionados con ella que pueden entorpecer la recuperación y rehabilitación del paciente. Algunos de los aspectos más habituales son el apoyo
económico, las alianzas familiares, los antecedentes históricos de la familia y las creencias que influyen en las percepciones y creencias actuales. Los
planes de actuación deben mantener, en la mayor medida posible, el bienestar físico y emocional de todos los miembros de la familia durante un
período de tiempo en el que las necesidades del paciente quemado plantean demandas inusuales y urgentes al sistema familiar60-62. Los factores
psicológicos son muy importantes en el tratamiento del dolor y la ansiedad. La programación de las valoraciones del dolor y la ansiedad y la elección de
los instrumentos para esa valoración son importantes desde el punto de vista psicológico. Para el paciente y la familia, las valoraciones periódicas y
sistemáticas de las molestias significan que el personal médico considera el malestar de aquel un aspecto importante que hay que tratar. Esto no sólo
valida las preocupaciones del paciente, sino que también establece una expectativa de alivio cuando el dolor y la ansiedad constituyen un problema. El
uso de escalas estandarizadas proporciona el mensaje de que el experimentar una variedad de respuestas de dolor y bienestar es normal y permite
además que el paciente intervenga en cierta medida en el control de sus molestias. Cuando el personal valora el grado de bienestar de manera tan
habitual como las constantes vitales e indica que cree al paciente, es menos probable que este sienta que tiene que quejarse a voces para tratar de
convencer al personal de que su necesidad de alivio del dolor es legítima. También es menos probable que se sienta desesperado e impotente y que se
deprima. Un ambiente de apoyo que disminuye la ansiedad también potencia la capacidad del paciente para lograr un alivio progresivo de su dolor tanto
de fondo como durante las intervenciones.

consulta online
consulta online
psicologo online
medico online
abogado online
doctor online