psiquiatra online

psiquiatra por internet

psiquiatra en linea

cirujano plastico

cirugia plastica

cirujano estetico

cirugia estetica

implante capilar

plastic surgeon

plastic surgery

psiquiatra

online

consulta psiquiatrica online

consulta

tratamiento depresion

centros de salud

insomnio

centros de salud

infidelidad

psiquiatria online gratis
clinicos
ask to Psychiatrist
®
Seleccione el psiquiatra que necesita
InicioConozcanosTemas PsiquiatriaPreguntas PsiquiatriaConsulta Online
Realice cualquier pregunta y obtenga una respuesta, psiquiatra online las 24 horas del dia
Encuentranos en
logo facebook
logo twitter
logo linkedin
logo blogspot
psiquiatra online

psicologo online
medico online
consulta online cirujanos plasticos en medellin cirujanos plasticos en cali cirujanos plasticos en bucaramanga cirujanos plasticos barranquilla > cirujano plasticos bogota cirujanos plasticos colombia cirujanos plasticos mejor cirujano plastico de colombia implante capilar medellin best plastic surgeon at colombia
>
Recuperación psicosocial y reintegración de los pacientes quemados 
Manifestaciones del sufrimiento psicosocial
Estigmatización y ansiedad social
Los supervivientes a las quemaduras suelen referir conductas de estigmatización por parte de los demás. Las conductas pueden ser obvias como miradas, burlas o intimidaciones, pero también pueden ser sutiles como la evitación del contacto ocular, la ignorancia o la expresión de compasión; sin embargo, todas producen en el quemado sentimientos de descrédito o menosprecio por parte de los demás debido a sus cicatrices107. Bull y Rumsey expusieron la teoría de que la experiencia de la estigmatización tiene tres efectos específicos sobre las personas con aspecto distinto: escasa autoestima, sensación de aislamiento social y un efecto de violación de la intimidad108. El efecto de violación de la intimidad se refiere a la incapacidad de la persona para ser anó- nima y pasar inadvertida sin despertar una atención indebida. Las personas de aspecto no alterado no esperan caminar por una calle recibiendo miradas invasoras o siendo abordadas por extra- ños que intentan entablar una conversación sobre su historia traumática. Sin embargo, las personas quemadas rara vez pueden ser anónimas; incluso el acto de ignorarlas es una forma de reconocimiento y rechazo. A veces esta atención extraordinaria se considera como positiva, pero no obstante es invasora y deshumanizante. Los niños no quemados que son rechazados (es decir, son objeto de una aversión activa) o abandonados (es decir, sufren exclusión social) por sus compañeros muestran una ansiedad social mucho mayor que sus compañeros de clase que son aceptados109 y también es probable que los adultos que se sienten rechazados desarrollen ansiedad social. La ansiedad social es una situación halagüeña ya que puede servir como marcador para la identificación precoz del riesgo de desarrollo de trastornos de ansiedad110 como los descritos a largo plazo (más de 2 años a partir de las lesiones) en los supervivientes a quemaduras en los estudios de Meyer y cols.87 y de Blakeney y cols.88. Parece probable que el patrón de distinción visible, insatisfacción con la imagen corporal, estigmatización y ansiedad social es clave para conocer la etiología del sufrimiento de los supervivientes a las quemaduras y para desarrollar intervenciones que les permitan vivir con menos sufrimiento. Sufrimiento de las familias de los supervivientes a quemaduras El impacto a largo plazo sobre las familias de los supervivientes a las quemaduras no se ha estudiado con detalle, pero la experiencia clínica y los escasos datos empíricos disponibles indican que las secuelas son importantes. Los familiares pueden continuar presentando síntomas de estrés postraumático después de que el paciente retorne a casa59. Los padres de los niños que sobreviven a quemaduras masivas se muestran extraordinariamente estresados incluso varios años después de que sus hijos se hayan recuperado6,8. Una serie de estudios en el Shriners Hospital for Children en Galveston mostraron que los padres de los pacientes quemados en recuperación referían importantes síntomas de depresión a los 2 años de la lesión, y que los atribuían a las quemaduras de sus hijos111,112. Aunque parece que el sufri-miento de la mayoría de los padres mejora con el tiempo, los padres de los niños más afectados por las quemaduras continúan teniendo problemas a lo largo del tiempo112. Los padres expresan además preocupación por sus hijos no quemados que a veces sienten que con el tiempo son objeto de una menor atención mientras que al hermano quemado se le dedica una gran parte del sistema familiar. La atención médica y quirúrgica gratuita no elimina la carga de costes directos e indirectos que acarrean las quemaduras, y muchas familiar experimentan dificultades económicas derivadas del cuidado de las lesiones y del tratamiento de su hijo6.