psiquiatra online

psiquiatra por internet

psiquiatra en linea

cirujano plastico

cirugia plastica

cirujano estetico

cirugia estetica

implante capilar

plastic surgeon

plastic surgery

psiquiatra

online

consulta psiquiatrica online

consulta

tratamiento depresion

centros de salud

insomnio

centros de salud

infidelidad

psiquiatria online gratis
clinicos
ask to Psychiatrist
®
Seleccione el psiquiatra que necesita
InicioConozcanosTemas PsiquiatriaPreguntas PsiquiatriaConsulta Online
Realice cualquier pregunta y obtenga una respuesta, psiquiatra online las 24 horas del dia
Encuentranos en
logo facebook
logo twitter
logo linkedin
logo blogspot
psiquiatra online

psicologo online
medico online
consulta online cirujanos plasticos en medellin cirujanos plasticos en cali cirujanos plasticos en bucaramanga cirujanos plasticos barranquilla > cirujano plasticos bogota cirujanos plasticos colombia cirujanos plasticos mejor cirujano plastico de colombia implante capilar medellin best plastic surgeon at colombia
>
Tratamiento del dolor y otras molestias en los pacientes quemados
Tratamiento farmacológico del dolor
Fármacos utilizados en el tratamiento del dolor

Fármacos ansiolíticos
Martyn indica que, además del hecho de que la eliminación del loracepam es más rápida que la del diacepam en los pacientes quemados, otras dos características del loracepam lo hacen un fármaco más aceptable para estos pacientes. En primer lugar, se metaboliza por conjugación (a través de una vía no dependiente del citocromo P450) a un metabolito glucuró- nido sin actividad farmacológica, y en segundo lugar, el volumen de distribución no unido es mucho menor que el del diacepam que produce concentraciones sanguíneas clínicamente eficaces que persisten durante muchas horas, lo que se traduce en una sedación de larga duración. Además, a diferencia del diacepam, la administración concomitante de cimetidina no influye en el metabolismo del loracepam. En una reciente revisión del uso de los fármacos ansiolíticos en niños quemados, el 72% recibieron loracepam en dosis de 0,03-0,05 mg/kg o mayores cada 4 horas durante gran parte de su hospitalización inicial84. El loracepam ayudó a controlar la ansiedad con ausencia prácticamente total de efectos secundarios. Menos del 1% de los niños tuvieron alucinaciones o delirio asociados a cambios rápidos en la posología. Algún niño respondió con un aumento de la agitación o con delirio en lugar de con sedación, un efecto que también se ha descrito de manera muy infrecuente148. Aunque en los pacientes quemados no se ha estudiado la farmacocinética del midazolam, en los no quemados presenta características que podrían convertirlo en un ansiolítico atractivo en las intervenciones que se llevan a cabo para limpiar las heridas de las quemaduras en los pacientes con lesiones térmicas. El comienzo de su acción es más rápido que el del diacepam y el loracepam, lo que permite una ajuste más rápido del efecto en cada paciente. Su semivida de eliminación de 2,5 horas es considerablemente más corta que la del loracepam (13 horas) y que la del diacepam (36 horas), por lo que la recuperación debe ser más rápida después de la intervención149. Cuando se administra por vía intravenosa su tolerancia es mejor. La dosis oral es muy alta y su coste es elevado. El efecto anestésico del midazolam es mayor que el del diacepam150,151. En los pacientes ancianos, la respuesta a una dosis determinada es más constante152. De las tres benzodiacepinas revisadas, tanto el loracepam como el midazolam parecen más adecuados que el diacepam para su uso repetido en los pacientes quemados. Sin embargo, en nuestra experiencia, el diacepam ha resultado muy útil para controlar la ansiedad de fondo cuando además se desea una relajación muscular (p. ej., para facilitar los ejercicios de rehabilitación). Debido a su larga semivida, es ideal para tratar a los pacientes en el período de rehabilitación cuando las heridas de las quemaduras curadas son muy incómodas y parecen inhibir toda actividad, incluido el sueño.