psiquiatra online

psiquiatra por internet

psiquiatra en linea

cirujano plastico

cirugia plastica

cirujano estetico

cirugia estetica

implante capilar

plastic surgeon

plastic surgery

psiquiatra

online

consulta psiquiatrica online

consulta

tratamiento depresion

centros de salud

insomnio

centros de salud

infidelidad

psiquiatria online gratis
clinicos
ask to Psychiatrist
®
Seleccione el psiquiatra que necesita
InicioConozcanosTemas PsiquiatriaPreguntas PsiquiatriaConsulta Online
Realice cualquier pregunta y obtenga una respuesta, psiquiatra online las 24 horas del dia
Encuentranos en
logo facebook
logo twitter
logo linkedin
logo blogspot
psiquiatra online

psicologo online
medico online
consulta online cirujanos plasticos en medellin cirujanos plasticos en cali cirujanos plasticos en bucaramanga cirujanos plasticos barranquilla > cirujano plasticos bogota cirujanos plasticos colombia cirujanos plasticos mejor cirujano plastico de colombia implante capilar medellin best plastic surgeon at colombia
>
Tratamiento del dolor y otras molestias en los pacientes quemados
Tratamientos no farmacológicos en los pacientes quemados
Condicionamiento operante

Es importante que los niños sean recompensados por completar las intervenciones y no por haber «sido valientes», ya que esto último puede ser una forma sutil de castigo para el niño; en otras palabras, el refuerzo no debe retirarse si el niño actúa mal o tiene un mal día durante el cuidado de la herida, siempre que este cuidado llegue a su fin198,199. Una aplicación especialmente útil de los principios operantes es el aumento de la actividad en la terapia en los pacientes que están abrumados por los tratamientos o que parecen tener poca motivación. El sistema de cuota utiliza los principios operantes para recompensar la actividad con reposo. Los pacientes completan determinadas cuotas de actividad que entran dentro de sus capacidades, y después se les deja descansar. Una cantidad basal determina lo que entra dentro de sus capacidades. Por ejemplo, a un paciente que intenta caminar con las piernas quemadas se le puede instruir para que lo haga en tres sesiones de tratamiento hasta que se sienta can sado. Se registra la distancia recorrida en estas tres sesiones, se hace la media y se establece como punto de partida el 80% de esa media. Así, si el paciente camina 20, 60 y 40 metros en las tres sesiones, la media son 40 metros y el 80% de esta son 32 metros, que es lo que se establece como punto de partida. El paciente comienza por 32 metros e incrementa esa cantidad en un 5% (alrededor de 1,5 metros) en cada sesión. Si no cumple con esa cuota, vuelve a la última que completó. Sin embargo, también deja el ejercicio cuando alcanza el objetivo y no lo prolonga aunque tenga un «buen día», con lo que se evitan los problemas de ritmo y de fatiga excesiva. Ehde y Patterson comprobaron el resultado satisfactorio de las cuotas en varios pacientes con lesiones por quemaduras, tanto en lo que se refiere al rendimiento en el tratamiento como en la reducción de la depresión207.
Intervenciones cognitivas
La forma en que el paciente considera su dolor puede contemplarse como una conducta que es posible modificar y, a su vez, puede influir en el grado de sufrimiento que experimenta. Por tanto, una importante estrategia no farmacológica consiste en averiguar cuáles son los pensamientos del paciente sobre su dolor y enseñarle a modificarlos. Un ejemplo especialmente significativo es el catastrofismo sobre el dolor. Los pensamientos catastrofistas son del tipo «no puedo soportar este dolor», «nunca mejoraré» o «el dolor significa que voy a morir». En varios estudios estos pensamientos catastrofistas se han asociado a mayores cantidades de dolor y a evoluciones más desfavorables. Es posible enseñar a los pacientes a enfrentarse a estos pensamientos y a reinterpretarlos. En esta misma línea, puede ser útil enseñar a los pacientes a reinterpretar el significado de sus sensaciones dolorosas. Por ejemplo, la aparición de brotes cutáneos y un aumento de la sensación dolorosa pueden indicar que la herida está curando y que es posible que no sean necesarios los injertos cutáneos196. Bajo el título de intervenciones cognitivas, los pacientes pueden aprender las técnicas para potenciar su capacidad para afrontar el dolor. Las charlas positivas del paciente consigo mismo y la imaginería destinadas a facilitar el afrontamiento durante los períodos de dolor son ejemplos de ello.