psiquiatra online

psiquiatra por internet

psiquiatra en linea

cirujano plastico

cirugia plastica

cirujano estetico

cirugia estetica

implante capilar

plastic surgeon

plastic surgery

psiquiatra

online

consulta psiquiatrica online

consulta

tratamiento depresion

centros de salud

insomnio

centros de salud

infidelidad

psiquiatria online gratis
clinicos
ask to Psychiatrist
®
Seleccione el psiquiatra que necesita
InicioConozcanosTemas PsiquiatriaPreguntas PsiquiatriaConsulta Online
Realice cualquier pregunta y obtenga una respuesta, psiquiatra online las 24 horas del dia
Encuentranos en
logo facebook
logo twitter
logo linkedin
logo blogspot
psiquiatra online

psicologo online
medico online
consulta online cirujanos plasticos en medellin cirujanos plasticos en cali cirujanos plasticos en bucaramanga cirujanos plasticos barranquilla > cirujano plasticos bogota cirujanos plasticos colombia cirujanos plasticos mejor cirujano plastico de colombia implante capilar medellin best plastic surgeon at colombia
>
Recuperación psicosocial y reintegración de los pacientes quemados 
Introducción
En el momento de la muerte, el personal puede sostener psi¬cológicamente a la familia ayudándole con los trámites necesa¬rios (p. ej., firma de consentimiento para disponer del cuerpo o para la autopsia), permitiendo que permanezcan en privado sin ser molestados con el ser quendo muerto antes de que el cuerpo sea retirado. Los miembros de la familia que quedan suelen que- rer conservar algo que perteneciera o que representara al fallecido. El personal debe ayudar a encontrar o a crear ese objeto tangible que es posible que los miembros angustiados de la familia no se acuerden de pedir en ese momento. En el Shriners Hospital de Galveston, es típico que la familia diga que quiere un objeto de «recuerdo». Cuando no se dispone de ningún objeto de este tipo, una huella de la mano o del pie o un molde de escayola de la mano o del pie del paciente puede servir de consuelo. A veces, hay que informar al paciente de las muertes de otros implicados en el mismo suceso que le llevó a él a la unidad de quemados. Es posible que las familias sean reacias a comunicar a sus seres queridos estas noticias mientras que aún se encuentran en una situación crítica, pero los pacientes necesitan oír respuestas honestas tan pronto como formulan las preguntas. Una de las misiones del psicoterapeuta es ayudar a la familia y al paciente en esta difícil situación37. El personal hospitalario asume con mayor facilidad una muerte que se produce en un marco de aceptación familiar. Sin embargo, las muertes, sobre todo de un paciente, son siempre tristes y pueden despertar una amplia gama de fuertes emociones en los miembros del equipo que trata a los quemados. El que el personal disponga de tiempo para asumir y validar estos sentimientos puede ser muy útil para el mantenimiento de la moral de todo el equipo.
Sensibilidad cultural
Los pacientes quemados proceden de culturas diversas, y los equipos que los tratan deben ser sensibles a la forma en que los aspectos culturales influyen en los pacientes y en sus familias a lo largo de todas las fases del proceso de recuperación. La «cultura» es el conjunto de expectativas, creencias, tradiciones y patrones de conducta típicos de una comunidad en un momento concreto que se transmiten socialmente. Está sometida a la influencia de muchos factores. Uno de ellos es el país de origen, pero también lo son la localización geográfica dentro del país, la etnia y el trasfondo socioeconómico, todos los cuales contribuyen a distinguir unas culturas de otras. El personal debe conocer sus propios prejuicios, valores y presunciones procedentes de la cultura a la que pertenecen38,39. La aculturación es el proceso por el que una persona de una cultura adopta los patrones, las costumbres, las creencias, los valores y la lengua de la cultura dominante40,41. Cuando los pacientes y sus familiares llegan por primera vez a la unidad de quemados deben adaptarse rápidamente a la cultura del entorno hospitalario. Incluso aunque el hospital se encuentre en su propia comunidad, experimentan un cierto grado de choque cultural y de aculturación. Este proceso es más complicado para los que son trasladados para su tratamiento a comunidades alejadas de su hogar o incluso a otro país. Para muchos, a esta situación traumá- tica se suma el que también es la primera vez que viajan a otro país, y la primera vez que tienen que enfrentarse a un idioma, una moneda y a sistemas de vida y de alimentación distintas. Los conceptos personales del tiempo y el espacio, lo que se entiende por una hospitalidad adecuada, la importancia de los saludos, la forma de interpretar los gestos no verbales y la forma de expresar la gratitud pueden ser muy distintas según las culturas. Los valores culturales también influyen en las ideas sobre las causas de las quemaduras y sobre lo que es necesario para que curen42,43. El afrontamiento de esta multitud de experiencias extrañas en una situación que es traumática incluso en las mejores circunstancias, supone un estrés extraordinario que puede inhibir la capacidad del paciente o de la familia para participar en el proceso de recuperación. Si el equipo encargado del tratamiento reconoce adecuadamente estas dificultades puede manejarlas de forma que las diferencias culturales no supongan un impedimento para la recuperación. Las tradiciones culturales pueden incluso incorporarse a los planes de tratamiento para potenciar la participación en la recuperación.