Psicologo online por internet Consulta psicologia en linea

Recuperación psicosocial y reintegración de los pacientes quemados 
. No es necesario que los cuidadores conozcan las creencias y expectativas de cada cultura, pero sí que sean sensibles y deseen aprender cuáles son las
diferencias culturales. El personal puede reconocer su falta de familiaridad y preguntar al paciente o a la familia si hay algo que el equipo pueda hacer
para ayudarles a cubrir sus necesidades culturales, espirituales y religiosas. Esta pregunta indica respeto para las diferencias culturales y un deseo de
ayudar en el proceso de aculturación.
Enfoque de la valoración y la intervención
Nuestro enfoque general para valorar y tratar a los supervivientes a las quemaduras se describe a lo largo de este capítulo en el que se sugieren
intervenciones para combatir las dificultades específicas que suelen plantearse en cada fase de la recuperación. Básicamente, es un enfoque conductual
que descansa en los principios del conocimiento (p. ej., teorías del condicionamiento operante, de la reestructuración cognitiva y del aprendizaje social)
y en el que el objetivo de la intervención es la mala adaptación conductual (más que, por ejemplo, los fenómenos intrapsíquicos)44. La valoración y el
tratamiento guardan una relación integral y los dos se producen de forma simultánea a lo largo del proceso de recuperación y rehabilitación.
Patrón longitudinal de la recuperación psicológica
La curación psicológica se produce a lo largo de un período proporcional al de la curación física y con un patrón relativamente predecible y
constante31,45,46. El conocimiento de este patrón permite que los cuidadores prevean la aparición de los aspectos psicosociales y preparen al paciente
para afrontarlos. La predicción de los aspectos problemáticos predispone al paciente para que los considere dentro de un contexto de reacciones
normales más que como síntomas de una alteración psicológica. Para la mejor descripción de este patrón hemos separado de forma arbitraria una fase
previa a la lesión y cinco fases de recuperación: ingreso, cuidados intensivos, recuperación en el hospital, reintegración y rehabilitación.
Adaptación previa a la lesión
La valoración psicológica se inicia lo ante posible tras el ingreso del paciente. Sin embargo, existe una íntima relación entre la salud física y psicológica,
las habilidades de afrontamiento y el apoyo familiar/social previos a las quemaduras y la conducta, el sufrimiento y la recuperación del paciente19,47-
50. La magnitud o la gravedad de las quemaduras, la edad en el momento de la lesión y el sexo del superviviente son variables importantes para el
tratamiento, pero la documentación sobre su influencia sobre la evolución final del paciente es escasa4,18,49,50. En una buena historia del estilo de
vida del paciente antes de la lesión deben incluirse los acontecimientos estresantes anteriores, sus estrategias de afrontamiento, los factores de riesgo y
los puntos fuertes psicosociales y económicos. Los antecedentes del paciente y su posición en la familia, así como los puntos fuertes y débiles de esta,
suelen ser elementos de información útiles para establecer el plan de tratamiento. Como los pacientes dependen en cierta medida de la familia o de
otros cuidadores durante la recuperación, es esencial identificar los factores de riesgo en el sistema familiar26. Los factores de riesgo históricos que
pueden predisponer a las personas a las lesiones por quemaduras y que conllevan un mal pronóstico son las enfermedades físicas, el abuso de
sustancias, las enfermedades psiquiátricas, los problemas de conducta, la pobreza, un apoyo social inadecuado y una rotura familiar importante53-55.
A menudo, existe una relación causal de estos factores con las quemaduras y con la recuperación posterior. Por ejemplo, la prevalencia a lo largo de la
vida de los trastornos psiquiátricos es mucho mayor en los pacientes con lesiones por quemaduras que en los datos nacionales publicados procedentes
de una muestra representativa de la sociedad56. Existe una relación significativa entre los antecedentes psiquiátricos y las complicaciones psiquiátricas
que se desarrollan tras las quemaduras, así como con una peor calidad de vida relacionada con la salud tras la recuperación56. Además de estos
factores de riesgo, cada familia tiene sus propias dificultades.